Confidencial » Política » Leer artículo

Fuerza aérea y narcotráfico

Rusia: conexión militar al más alto nivel

Visita Nicaragua Jefe de Estado Mayor ruso; ejército solicita apoyo para mantenimiento de aeronaves

Octavio Enríquez | 28/4/2013
@cabistan

El Ejército de Nicaragua le pidió al gobierno de Rusia, un país con el que ha estrechado lazos en la lucha contra el narcotráfico en los últimos meses, con dos operaciones en territorio nacional, que le ayude a mejorar su Fuerza Aérea, reveló el general Julio César Avilés, jefe de las fuerzas armadas nicaragüenses.

Cuando en un inicio se le preguntó si había una promesa específica de parte de Rusia, dijo: “Estamos trabajando en ello”.

Avilés no especificó a cuánto asciende la cooperación rusa con el Ejército en términos monetarios, pero hizo ver que es diversa y la calificó de significativa.

La mayor parte de la técnica de la Fuerza Aérea nicaragüense, incluidos los helicópteros MIG fue adquirida en la Unión Soviética durante los anos 80, por lo que la relación con Rusia tiene interés estratégico para el ejército.

 “Tenemos una fuerza aérea que le hemos pedido que nos ayuden a mejorar, digamos, a darle mantenimiento. Una fuerza aérea que cumple misiones no sólo meramente militares. Es una fuerza aérea que está al servicio de la nación”, explicó Avilés.

Este planteamiento se lo hicieron al jefe del Estado Mayor de la Federación Rusa, el general Gerasimov Valeriy Vasilievich, durante su reciente visita a Nicaragua, en la que las autoridades militares inauguraron una fábrica de desactivación de municiones.

Una fábrica de desactivación de municiones

“Es una fábrica importante para el Ejército, en tanto que nos permite desactivar municiones, que puedan estar por su tiempo, significando riesgo. Y reactivar alguna munición que evita que estemos comprando”, apuntó el jefe militar tras concluir una reunión en la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según el funcionario, la desactivación de municiones debe servir para contribuir a planes de desarrollo del país como la apertura de caminos, u otras obras como el uso de explosivos para ayudar al desarrollo del proyecto de generación eléctrica conocido como Tumarín.

El jefe del estado mayor ruso fue recibido por el comandante Daniel Ortega y la primera dama Rosario Murillo. El mandatario recordó la relación con la Unión Soviética en el pasado en un claro llamado a la nostalgia, pero planteó que la relación en estos tiempos debe enfocarse en la lucha contra el narcotráfico y la protección de recursos naturales.

“Tenemos el problema del narcotráfico, el crimen organizado, y siempre hay que seguir defendiendo los espacios que defendemos, de ir fortaleciendo a las Fuerzas Armadas por el papel que juegan”, sostuvo Ortega.

Avilés destacó por su parte, en el conversatorio con los periodistas en la CSJ, los lazos históricos de ambos países, y recordó que las principales técnicas del Ejército nicaragüense, como helicópteros, camiones y el armamento, fueron fabricados en aquel país.

El eje de la lucha contra el narcotráfico

El Ejército ratificó que Nicaragua va cooperar con cualquier nación que se sienta amenazada por el narcotráfico y crimen organizado, un trabajo que le ha valido el reconocimiento oficial de Estados Unidos.

Según datos oficiales, el Ejército ha incautado más de 125 toneladas de cocaína desde el año 2000 en una serie de operativos, algunos de los cuales ha empujado a los narcotraficantes a aguas internacionales, o los ha obligado a buscar apoyo en grupos locales asentados en comunidades de la región Caribe del país.

El general Avilés explicó que en América del Sur se está produciendo al menos 1, 500 toneladas de cocaína en un área que oscila entre 150 mil y 200 mil hectáreas, un producto que luego deben comercializar en los lugares de mayor consumo enrumbando el tráfico ilegal a rutas tradicionales, pero también a nuevos focos como Rusia.

“Una gran cantidad de esa droga agarra por la región de Centroamérica y el Caribe hacia los Estados Unidos que es el gran mercado, pero, ya, en el intercambio de información con los servicios de inteligencia rusos, ya comienzan a aparecer señales de que la droga comienza a agarrar por la ruta de África, hacia Europa, y probablemente hacia Rusia”, reveló el jefe militar.

Las operaciones en territorio nicaragüense

La colaboración de los servicios de inteligencia permitió la captura a principios de marzo de 26 personas que trasegaban droga en el sur del país, un operativo en el que participó tanto el Ejército como la Policía Nacional, que fue bautizado como Temis en honor a la Diosa de la justicia.

La visita del general ruso es la segunda de un alto funcionario de ese país en el último mes. En Nicaragua, estuvo el director del Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia, Viktor Ivanov, que fue recibido por la Policía Nicaragüense y 13 jefes policiales de Centroamérica y la región.

Ivanov prometió entonces colaboración dentro del marco de una ampliación de la “geografía de la lucha antidrogas” que acordaron con el Sistema de Integración de Centroamérica (Sica).

Ivanov dijo que el grupo de narcotraficantes capturados por Nicaragua pertenecía a una red dirigida por el señor (Martín) Flores, un enlace local del cártel mexicano de los Zetas, que había establecido contactos con delincuentes para trasegar droga en Europa y Rusia.

Ivanov, en medio de la parquedad de sus palabras, prometió asesoría al país, y entregar armas si fuese necesario, aunque no ofreció detalles sobre este asunto en particular.

En lo que se mostró más amplio fue en el centro de capacitación regional de lucha contra el narcotráfico cuya sede estará en Managua, una iniciativa que Rusia ha implementado en otros sitios del mundo.

Avilés dijo que el segundo operativo, con la colaboración de los servicios de inteligencia, fue bautizado como soberanía y ocurrió en las aguas restituidas en noviembre pasado por la Corte Internacional de Justicia, en el diferendo con Colombia.

Según la nota de prensa del Ejército, se lograron incautaron 100 kilos de cocaína. “Con Rusia montamos dos operaciones: una que se llama Temis dos, y otra soberanía. Ambas con resultados, y las hemos hecho tanto en los litorales como en la parte  fronteriza, como en las aguas restituidas por la Corte Internacional de Justicia en el histórico fallo de noviembre del año pasado”, especificó Avilés.

¿Debe temer Estados Unidos?

En los últimos días, la presencia de altos autoridades militares de Rusia en Nicaragua ha hecho que analistas se pregunten si Estados Unidos debe preocuparse.

La revista especializada en temas de seguridad Insight Crime publicó un análisis en el que destaca el acercamiento de Rusia a América Latina. “A medida que Rusia profundiza su involucramiento militar y antinarcóticos en Latinoamérica, Estados Unidos tiene que decidir si esto representa una competencia o si la cooperación en la guerra contra las drogas es bienvenida”, dice el artículo publicado bajo la firma de Miriam Wells.

En los días posteriores a la visita de Ivanov, la embajadora en Managua de Estados Unidos, Phyllis Powers, dijo sin embargo a El Nuevo Diario que no ven como competencia la colaboración de Rusia en el tema del narcotráfico.

“Ojala que esa ayuda (rusa) sea para complementar el trabajo que realiza la DEA, y los esfuerzos del Ejército y de la Policía en la lucha contra las drogas, el tráfico de armas, de personas y de dinero proveniente del crimen organizado”, indicó entonces la diplomática.

“Con esta ayuda, ellos (rusos) se están convirtiendo en parte de la solución y no en parte del problema, y todos necesitamos trabajar en este problema, y no veo la ayuda de Rusia como una competencia para la DEA, sino como un apoyo”, redondeó Powers.

Rusia firmó compra de armamento en Perú

Insight Crime señala que en su camino a Nicaragua, donde habría de reunirse con los jefes de policía de la región, Ivanov visitó Perú, donde se firmó un acuerdo también para cooperar en la lucha contra el narcotráfico.

Ese mismo mes, según la publicación especializada, el gobierno peruano acordó comprar 24 helicópteros rusos por un monto de 406 millones de dólares.

La pregunta es si el nuevo acercamiento implica un juego de la geopolítica que busca restar influencia a la influencia de Estados Unidos.

“El Instituto de Estudios Estratégicos del Ejército de Estados Unidos ha catalogado el aumento de la participación de Rusia en Latinoamérica como ´un enfoque fundamentalmente geopolítico´ dirigido contra Estados Unidos, con un componente económico”, dice Insight Crime.

Pero la apreciación la matizan con las observaciones de otros expertos que recuerdan la línea dura de lucha contra las drogas llevada a cabo por Rusia a nivel interno.

De acuerdo con esa información, los narcotraficantes son considerados como “asesinos en serie” en Rusia, mientras los adictos son obligados a entrar a centros de tratamientos rigurosos o se les encarcela.

Avilés agradeció, en el caso de la cooperación militar con Nicaragua, la entrega de casas prefabricadas de parte de Rusia.

Según el alto mando militar, esas casas prefabricadas el Ejército las utilizó para desplegar su destacamento de aguas interiores, así como la colaboración en técnica, módulos de construcción para la rehabilitación de 170 kilómetros de caminos de tierra el año pasado.

Comentarios

2
oswaldo quezadao

ojalá que el Gobierno de Nicaragua logre incrementar las relaciones con el pueblo y Gobierno ruso y con la China continental porque eso beneficiará nuestra economía y que esos lazos motiven a su vez a los Estados Unidos de América a fortalecer los que según mi opinión, son muy débiles con nuestro país por ejemplo. En cuanto a la ayuda militar que podemos recibir, considero que lo que mas se requiere son medios aéreos y acuáticos para la lucha contra el narcotráfico, que es la única, sumada a la del analfabetismo y la pobreza que todos debemos enfrentar para vencer.

1
alejandro b. arguello

Logra el autor un análisis serio y de interes. En ocasiones la redacción es criollista, muy nicaraguense, como cuando dice que el trafico de drogas "agarra" para Africa. Hay informacion relacionada pero siento que la hilvanacion esta aun un poco verde. Conviene considerar el porcentaje de lectores internacionales de Confidencial.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor