Confidencial » Nación » Leer artículo

Laicos debaten en TV sobre el perfil del sucesor de Benedicto

Belli y Zúñiga apuestan a la continuidad, mientras López Vigil pide uno que se baje de su trono de arrogancia.

Octavio Enríquez | 13/3/2013
@cabistan

Alternative content

Un pontífice que se enfrente a la relatividad moral,  que sancione a los sacerdotes involucrados en abusos sexuales, que sea más humilde. El perfil que debería tener el nuevo Pontífice avivó un debate de laicos nicaragüenses en el programa televisivo Esta Noche, mientras en el mundo se conocía que la primera votación había terminado en fumata negra.

María López Vigil, autora del libro 'Un tal Jesús', ha cuestionado a la estructura vaticana, pidió un Papa que abandone su trono de arrogancia y que sepa escuchar, mientras del otro lado Humberto Belli y Edgar Zúñiga, el primero miembro del Opus Dei y el otro autor de un libro sobre la historia eclesiástica de Nicaragua, avalaron la experiencia de siglos del catolicismo.

Un variado contraste de opiniones que el periodista Carlos Fernando Chamorro, director de Esta Noche, pregunta si se verá en las discusiones que los cardenales tienen para la elección.

El debate abordó temas como las denuncias de pederastia contra religiosos que Belli ha explicado como conductas humanas de menos del uno por ciento de los sacerdotes.

“La pedofilia es producto de la homosexualidad, no del celibato”, dice tajante Belli que defiende la postura de Benedicto XVI, el papa dimisionario, quien según él nunca encubrió a sacerdotes. Eran otros los obispos a cargo de esas congregaciones.

López Vigil pide mayor debate en las estructuras eclesiales y pregunta, ante la posición del Vaticano, si a Dios no le gusta la libertad de expresión.

“Si Jesús de Nazaret volviera a este mundo y viera ese cónclave, y viera a esos que se dicen sus seguidores y sus representantes, no sabría reconocerlo. Me recuerdan al emperador de Roma, no a Jesús de Nazaret”, insiste López Vigil que pronto es descalificada por Belli. El ex ministro de educación no la ve como católica porque ella no cree en el primado de Pedro, aduce. Ella se defiende: “Yo soy tan católica como vos. Vos no me podé excomulgar, Humberto. Incluso si me excomulgaras, me vale”.

Belli le responde inmediatamente que, para ser católico, se debe creer en determinados principios. “Yo no puedo ser liberal y no creer en el mercado libre”, sostiene. Ella defiende su derecho a cuestionar, enseñanza también del concilio Vaticano II. Hay puntos de coincidencia. Zúñiga pide humildad en el Pontífice, algo que define como una cualidad cristiana. El ex ministro insiste en el tema de la relatividad moral, “una  de las batallas de Benedicto XVI”, en la que se denuncia el hecho que para muchos jóvenes, y no tanto, la moral es relativa como si no existiesen parámetros a los cuales asomarse.

Acumulación de historia de siglos

La arrogancia de la que habla López Vigil es llamada “historia acumulada de veinte siglos” dice Zúñiga, sobre cuyo cuello cuelga un crucifijo, visible a los televidentes. “Existe la mentalidad de Judas Iscariote de por qué El Vaticano no vende la riqueza y se la da a los pobres. Es lo mismo que decía Judas con respecto al tesoro de los apóstoles, creer que  desprendiéndose de eso, se arreglaba lo de los pobres. Eso no es así”, agrega Zúñiga.

El historiador se decanta por la elección del Cardenal O Malley, al que todos los nicaragüenses veían en el exilio en Washington. La imagen era así según Zúñiga: el fraile capuchino caminaba descalzo, en el frío, repartiendo comidas y frazadas. “No podemos pasar que necesitamos más sencillez, humildad”, dice Zúñiga que cree que hoy es posible que el mundo entero escuche un “Habemus Papa” tras el segundo día de votación de los 115 cardenales reunidos en la capilla Sixtina.

Comentarios

2
mercedes lara

buen día
vi parte de las opiniones de estos señores sobre el tema del papa, considero que son personas muy versadas sobre el tema, pero esta señora habla mucho con el hígado sobre temas de la iglesia, da la impresión que hay algún resentimiento personal o que fue parte de estas estructuras.
Recuerden que Lutero no atacaba la iglesia, sino a los administradores de la fe

1
Manuel

Me da risa Belli con su cuento del espíritu santo, que es el mismo cuento de la mano invisible. La elección del PAPA es un proceso político en el cual hombres de carne y hueso pelean, conspiran y pactan para elegir al candidato que más provecho les va a proporcionar. El Vaticano es una institución anacrónica que ya expiró su vida útil. Originalmente iba a ser una comunión donde el poder iba a rotar entre las diferentes iglesias. Sin embargo, los Romanos con el cuento de Pedro, pusieron al papa encima de los otros obispos. Por eso se separaron los ortodoxos. La iglesia primitiva nunca fue una jerarquia, siempre fue decentralizada. Incluso hoy la iglesia anglicana conserva ese principio y no hay un obispo que este encima de los demás. Es una comunión donde todos participan, pero cada una de las iglesias mantiene su autonomía y hace sus propias reglas y los laicos votan por sus autoridades.

Más en: Francisco, el Papa argentino

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor