Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Una coqueta cadena de comida italiana en Managua

Chik Chak, restaurante con personalidad

La decoración le da un bien logrado toque informal. Eso sí, no se equivoque: en este lugar lo que vale es la pasta.

Gonzalo Mas | 11/3/2013

El tamaño sí importa, incluso para los establecimientos de comida: Dependiendo de cómo se administre el espacio, un restaurante pequeño puede resultar acogedor o agobiante. Uno grande puede parecer amplio o, por el contrario, siniestro.

El Restaurante Chik Chak (Carretera Sur Km 8.5, contiguo a BAC, Managua) cuenta con solo siete mesas en su interior. En el muro opuesto a su entrada hay una barra construida en ladrillo por abajo y, por arriba, en un material difícil de definir color negro. En el mismo muro, a modo de decoración y más a la izquierda, encontramos unas columnas de las que cuelgan botellas de vino de varios colores que están vacías. Son las mismas botellas que sirven de material de base  de una de las (originales) lámparas del local.

Del muro de la derecha cuelga un enorme espejo enmarcado en madera clara. De madera también es el techo y las mesas del lugar. Las sillas, por el contrario, son de plástico y están pintadas de rayas multicolores: En algunas predomina el color naranja y en otras el verde. La informalidad de las sillas marca la personalidad informal del restaurante. El Chik Chak está decorado con sencillez pero el resultado está, sin duda, muy logrado. 

La coqueta terraza cuenta con el mismo número de mesas que el interior del sitio.  Hay que atravesarla para entrar al local. No me pasa desapercibido la rampa de la entrada ideada, sin duda,  para facilitar  el acceso a los carritos de bebés y a las personas con movilidad limitada (“Solo por esto, el Chik Chak acaba de ganar un par de puntos”, pienso para mí).

Somos los primeros en llegar a cenar  en esta noche de fin de semana. El camarero nos sienta en una mesa con una amable sonrisa en la cara. Al rato y por deferencia hacia nosotros, encienden el aparato de música. Los encargados de amenizarnos la velada serán todos cantantes latinos (Julieta Venegas, Miguel Bosé, Juanes… ) ¿porqué no?

No voy a tomar alcohol esta noche, pero me fijo en los vinos que ofrece el menú: Son chilenos y argentinos. Tres vinos tintos y  otros tantos blancos… No se puede decir que haya una gran variedad, pero no olvidemos la vocación sencilla del Chik Chack… En ese sentido, no se le puede pedir lo mismo a este local que a un restaurante de lujo. De la misma manera, seremos más exigentes con el Chik Chak en lo que a lo económico de la factura se refiere: 14 dólares por una entrada compartida, un principal, un postre y un refresco.

Pido unas verduras fritas al estilo tempura. Son servidas en una fuente blanca triangular con una salsa de tomate en el medio (muy buena, por cierto). Alrededor de la salsa situaron la verdura (zanahoria, coliflor…). Los trozos de verdura son un poco toscos y el empanado estilo tempura es pesado. Pienso que hubieran debido dejar más tiempo escurriendo las verduras ya que están un poco aceitosas.

De segundo pido un “Chik Chak pescado”: Al ver mi plato pienso para mí que el chef se podía haber esmerado un poco más en la presentación. Además, el pescado (corvina) está bastante desabrido, sin gracia. Viene acompañado de una ensalada que brilla de tanto aderezo que le han echado encima. El plato también incluye una papa estallada que, sin duda, es lo mejor de lo que me han servido.

El Chik Chak se destaca por sus pastas. Las mesas de mi alrededor se han decantado por diferentes tipos de espaguetis, de macarrones y hasta de pizzas. Comparando mi plato con los suyos llego a la conclusión de que me he equivocado eligiendo.

De postre pido un “helado espresso” que consiste en dos bolas de helado de vainilla con un café espresso por encima. Curiosa mezcla. Me lo traen servido en una glamurosa copa que  resultaría ideal, por otro lado, para el Martini (mezclado, no agitado) que James Bond hizo famoso.

… Y sin más, saboreando mi helado, se despide de ustedes esta noche Mas, Gonzalo Mas.

Valoración total: 6.42

Café: 7

Vino: 6

Ambiente: 9

Baños: 3

Servicio: 8

Postres: 6.5

Comida: 5.5

Comentarios

3
Alberto

Verdaderamente la comida en Chik Chak es bien mediocre. Lo llaman una "fritangueria italiana" segun el dueño, pero no tiene nada que ver con comida autentica italiana. Las porciones servidas son bien estandarizadas, muy pequeñas y utilizan guarniciones e ingredientes muy baratos. La calidad del servicio es irregular. Los precios son muy altos para el tamaño de los platos. El tal menu de almuerzo que tienen por $8.50 es tan pequeño que da ganas de sentarse a llorar por lo que uno come.

Se nota que es el tipo de restaurante que solo va detras del dinero a un mercado de clientes bombardeados con la apariencia y cultura "chic". Entiendo que tienen sus estrategias para sacar sus costos operativos y ganar algo, pero realmente lo estan haciendo de una manera muy erronea.

2
Jose

No hay buenos vinos, y la pasta siempre viene aguada. Se supone que es un restaurante italiano.

1
Ana

Desafortunadamente, la pasta tampoco es buena. La pasta que nos han servido es mediocre, por no decir otra cosa. El beef stroganoff estuvo terrible. Los pedazos de "carne" parecían sacados de las sopas Ramen/Campbells. Y la pasta con hongas, igual. No eran hongos naturales sino de lata. La consistencia y la cocción de la pasta estuvo fatal. No sirven ni pan con la pasta, lo peor es el precio: Comida mediocre por un precio alto.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor