Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Una deliciosa oferta gastronómica a unos minutos de Managua

El 'Al Di Là' no es un restaurante cualquiera

Localizado en El Crucero, el restaurante es acogedor y personalizado. Entradas y postres son especialmente deliciosos.

Gonzalo Mas | 25/2/2013

Con estas críticas me esfuerzo en presentar ofertas de ocio variadas, originales y alternativas para ocasiones especiales. El Al Di Là  (Del parque, 300 metros hacia Carretera a Las Nubes El Crucero, Managua. Teléfono: 505-22912210) cumple, en todo, estos requisitos. Y es que éste no es un restaurante cualquiera: Primero porque abre solo los domingos o en fechas señaladas. Segundo, por su localización. Y tercero porque el Al Di Là está situado en lo que parece una casa particular.

Manejando hacia allá pienso que voy a tener que comer muy bien para compensar lo lejos que está, lo difícil que es llegar y su mala señalización. Ya dentro de la propiedad, me adentro en un bucólico camino rodeado de flores de mundo azules y palmeras verdes.

El comedor tiene una vidriera que da a un jardín. Está decorado en colores azules y verdes. Las mesas tienen manteles de rayas verdes y blancas. Encima de ellas hay floreros con más flores de mundo, probablemente provenientes de su jardín.

Un camarero nos sienta en una mesa y, al rato, viene hasta nosotros la dueña del restaurante. Sin ninguna duda es uno de los puntos que más me gusta del local: Elegantísima, se presenta. Después, gesticulando, nos da una serie de indicaciones sobre el menú y nos da conversación durante unos minutos: “Para lo bueno y para lo malo, yo soy la última responsable de todo lo que suceda en este restaurante. Yo me encargo de todo: cocino, decoro…” Tengo la impresión de estar observando a una actriz interpretando sobre las tablas de un teatro. 

Se oye un CD de tangos: Música nada corriente para dar al restaurante un ambiente personal. El volumen es agradable. Un acierto.

A mí me gusta que el menú no tenga demasiada variedad para que no sea difícil elegir. Por tanto lo escueto del menú del Al Di Là no me importa, pero si su presentación: Es un cuadernillo de plástico más propio de una oficina que de un establecimiento como este.

La variada carta de vino está ordenada por nacionalidades. En el menú, solo hay vino tinto: no veo vino blanco (aunque más tarde nos dirán que sí lo sirven por copa). Más variada aún resulta la oferta de licores y digestivos  a la que me veo obligado a renunciar pensando en el retorno en carro a Managua.

El nivel de la entrada que pido es tan alto que va ser difícil que el resto de la comida lo supere. Se trata de una combinación de antipasto con, entre otros, aceitunas, rábanos, chiltoma, alcachofa y tortilla de papas… Todo está muy rico. Me sirven un pequeño cuenco con una sangría que me parece deliciosa. Le pedimos al camarero si nos puede dar más información sobre la sangría… pero dice no saber nada.

Los camareros claramente no tienen la formación adecuada: Tienen buena intención pero el servicio que recibimos de ellos no está a la altura. En Managua existe una escuela de turismo donde los trabajadores del sector servicios pueden formarse: Que lo tengan en cuenta los propietarios de los restaurantes.

Por cortesía de la casa nos ofrecen otra entrada: Son unos cubos de Sandía con  queso granulado y sal gorda. La presentación es divertida: Una barca fina, verde y alargada. En medio, a modo de decoración, unas láminas extrafinas de ayote y unas hojas de lo que parece hierbabuena. Me impresiona lo bien que funciona la combinación de sabores dulces y salados: Es como una explosión de frescura en la boca.

De segundo pido unos camarones. La presentación sigue la línea de las entradas: divertida y muy elaborada. Incluye una ensalada de col. Los camarones viene con judías verdes y una salsa agridulce que me resulta algo pastosa.

De postre pido un queque de cristal. Está delicioso y esponjoso. Lo mejor es la salsa de azúcar quemado en la parte superior del postre combinada con helado. El dulce es sutil y gozoso…

Al estar tan alto el lugar, la temperatura es fresca. Me quedo algo destemplado y pido un cappuccino. Lo sirven con una muy ligera esencia de menta que le da un sabor muy bueno.

Una vez más, la dueña del restaurante viene hasta nosotros y nos ofrece -otra cortesía de la casa- unas trufas de chocolate que acompañan muy bien mi café.

Compruebo además que hay una terraza que resultaría ideal para ese licor que hoy, lástima, no voy a poder beber.

Pago por la entrada compartida, el plato principal, el postre y el cappuccino, un poco más de 30 dólares (sin vino)… Lo encuentro un poco caro y esto confirma la idea con la que iniciaba mi artículo: El Al Di Là es un restaurante ideal para las ocasiones especiales.


Restaurante Al Di Là

Valoración total: 6.35

Café: 8

Vino: 6

Ambiente: 8

Baños: 3

Servicio: 3

Postres: 9

Comida: 7.5

Comentarios

9
Elena Roque

Esos platillos no son servidos con simpleza para Doña María José servirlos es un arte decorativo, se luce con todo flores y mucho más.

8
María Dolores

En lo personal, me encanta AL DI LA. Sin embargo, el comentario de Gonzalo Más está lleno de contradicciones: al principio alaba la buena comida y, al final, descalifica la buena calidad del restaurante, con una valoración arbitraria y dañina. Coincido con él en que el cuadernillo de plástico desdice de la excelente calidad de la cocina "gourmet" de AL DI LA, pero no estoy de acuerdo con el contenido general de su reseña ni con la redacción. Eso de que "la presentación es divertida" me suena muy mal. ¿No habrá querido decir ORIGINAL o ACERTADA? Al margen de toda crítica, AL DI LA es un excelente restaurante con un menú sumamente selecto.

7
Tatiana Torres García

Coincido con el Señor Gonzalo Mas cuando afirma que "Al Di Lá no es un restaurante cualquiera". De hecho, es un restaurante ESPECIAL (con mayúscula), por la exquisitez de su comida y de la atención personalizada por parte de su propietaria (que compensa cualquier posible fallo de los meseros y camareras). Ni hablar de su incomparable ubicación, instalaciones y decoración. Para mí, Al Di Lá es un restaurante de visita obligada y merece un sonoro BRAVISSIMO!!!

6
Vale

A mi me encanta Al DI LA, es muy acogedor ademas su menú cambia cada dos meses. Mi querido Gonzalo hay un restaurante llamado Taska KIKO por Monte de los Olivos, le recomiendo la paella y la mariscada.

5
Jose Castillo Morales

Tengo entendido que Al Di La, significa "Mas alla", eso me recuerda la pelicula " Los amantes deben aprender", protagonizada por Troy Donahue y Connie Stevens, una linda historia de amor rodada en Italia. La cancion Al Di La es interpretada por Emilio Pericoli.

4
Alvan Dazbohrk

Segun mi esposa el restaurante no solamente es un poco caro si no que las porciones que se sirven son muy reducidas, el servicio es bueno pero a como se menciona necesitan escuela.

3

Excelente artículo: Yo nunca estuve en el restauraente pero las descripciones son tan buenas que tengo la impresión de haber estado antes.

2
Guillermo

El nombre de este establecimiento me sugeria comida del Medio Oriente... ¿hay platos arabes, magrebies, libaneses, sirios, persas y turcos alli o solo es un malentendido mio? (¡buen provecho!)

1
Andrés Reyes Monge

La critica haría pensar qe es un muy buen restaurante, pero la valoracíon final no lo es tanto. Que tan malos son los baños para tener un 3???

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor