Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Una recomendación capitalina para carnívoros empedernidos… y no tanto

Don Cándido: el placer de la carne

Los cortes son de primera calidad, aunque una cena puede perder su encanto con la música de Bon Jovi y la lucha libre sonando en el local.

Gonzalo Mas | 3/2/2013

Yo como carne roja una vez al mes. Dos como mucho. Por eso, cuando lo hago, me gusta ir a lugares  donde tengo la certeza que voy a comer bien.

Fui al restaurante Don Cándido (Los Robles, de donde fue El Chamán 75 varas al sur. Managua) un sábado al medio día. Para comenzar, solicito una michelada. Es estupenda: Está hecha en casa a base de jugo de tomate, pimienta, limón, tabasco y cerveza. Saboreándola, observo con atención el local.

El Restaurante está dividido en dos áreas: La primera es clásica en su decoración. La segunda es vanguardista y está situada al fondo del establecimiento. Nada más entrar en esta sala, a la izquierda, hay una barra y detrás de ella encontramos un acogedor muro de ladrillo marrón. Las otras paredes están pintadas en blanco y burdeos.

Compruebo, además, que el servicio está formado en su mayoría por hombres. No entiendo por qué: Me consta que hay mujeres en Managua perfectamente capacitadas para ejercer de camareras.

Por fin,  me traen el menú. Don Cándido ofrece aproximadamente 30 variedades de cortes de res. Algo aturdido ante tanta variedad, pido al camarero que me ayude en la elección. Me hace una serie de preguntas que denotan que conoce bien el menú (¿le gusta la carne con hueso? ¿Tolera usted un poco de grasa en su carne?) y concluimos que voy a pedir un "tender loin".

Hay en el salón una bodega de vino empotrada en uno de los muros: Es un mueble que almacena botellas y decora. Quedo un poco decepcionado al averiguar las pocas marcas de vino que se ofrecen por copa.  Pido un Rioja. El camarero comete un fallo importante  sirviéndome primero la copa y luego informándome que lo que me acaba de servir no es, en realidad, un Rioja, sino un vino procedente de Castilla (“no servimos Rioja por copa”, me dice).

Por fin me traen la carne. A pesar de haberla pedido roja, la traen muy hecha. Otro error... En alguna ocasión, comiendo en el Don Cándido he llegado a pensar: “Esta es la mejor carne que he probado en mi vida”. Hoy no es uno de estos días. Aun así, la carne tiene un sabor delicioso y está magistralmente crujiente por fuera y tierna por dentro.



Como acompañamiento me sirven verduras variadas asadas: Una torre a base de berenjena, cebolla y zanahoria. Fabulosas tanto por el sabor como, sobre todo, por su textura. Además, me sirven una papa horneada y arroz.

También me traen un plato con mostaza picante, "chimichurri" y "pico de gallo". Soy de la opinión que si una carne es buena no hay porqué disfrazarla con salsas. Pero, dado que las raciones son tan generosas (10 onzas de carne), voy a poder  saborear la carne sola pero también con cada una de las salsas.

No pega en absoluto en un restaurante de la talla de Don Cándido música de tipo "I will always love you", de Withney Houston, ni las grandes baladas de Bon Jovi. Además,  pienso que mantener la televisión encendida a la hora del almuerzo y la cena distrae la atención de la comida e impide tener conversaciones que amenicen la velada (si encima lo ofrecido es un combate de lucha libre –fue el caso–, peor).

Tras desembarazarme de los platos, el camarero me informa que la carne es importada de USA. Es una lástima que, habiendo tanta res en Nicaragua, no se logre conseguir una nacional de tanta calidad como la ofrecida en Don Cándido.

Precio (los precios de la cuenta vienen detallados en dólares americanos): 40 dólares aproximadamente. Nos limitaremos a decir que la calidad tiene un precio.

Me dirijo a la salida y hago una pequeña parada en el  baño (su diseño no le hace sombras al resto de lugar: Paredes de piedras traviesamente usadas como baldosas, lavabos de diseño, lámparas de tenue luz…). Luego Don Cándido se despide de mí dándome la mano. Ha estado constantemente entrando y saliendo de las salas de lugar: “es la única manera de que un restaurante funcione tan bien como éste”, me digo saliendo definitivamente del establecimiento.

Comentarios

6
Mr Esteban

Admito que soy seguidor de tu columna, ya hacia falta leer articulos de este tipo aca en Nicaragua, sobre todo siendo yo un amante de la buena comida, pienso que tus escritos me ayudaran mucho a la hora de escoger donde ir a comer, en hora buena por tus articulos y adelante.

Saludos.

5
Humberto Lopez

Me encanta como describe cada detalle en estos articulos, es una novela como usa e; estilo de la descripcion, a medida que voy leyendo cada estrofa me voy ubicando e imaginando el lugar, la musica, la atencion y hasta la cara de incomodidad del escritor.

Felicidades.

4
Luis Conte Aguero

Muy alto el precio de Los platos. En un restaurante comun en US plato de carne de 12 onzas rondea Los quince Dolores. Flanigans, Chillis, Hooters, Tony Roma, por mencionar algunos. Carne de la major calidad. Por que Nicaragua siendo un pais mas barato para vivir, SU comida es tan cara

3
Noel Fuentes

La Carne de es de Ganado Angus orgullosamente importado por Importaciones Fuentes, una de las empresas del naciente Grupo Fuentes.

2
Vale

le recomiendo ir a "AL DI LA"

1
Dani

Me gusta empezar la semana leyendo estas críticas

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor