Confidencial » Nación » Leer artículo

Estudio del Ieepp revela incidencia de pandillas en RAAN

Violencia afecta seguridad en Bilwi

Delitos los están cometiendo jóvenes, con predominio de violaciones cuando las víctimas son mujeres y lesiones si son hombres

Octavio Enríquez | 3/2/2013
@cabistan

Diecisiete pandillas, distribuidas en cuatro barrios de Bilwi, capital de la región autónoma del Atlántico Norte, constituyen el principal problema de inseguridad para sus habitantes según el último estudio realizado por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

Según la Policía Nacional, la capital de la región más grande del país—tiene 33, 105 kilómetros cuadrados de extensión—se ha ubicado desde 2007 entre los cinco primeros municipios con mayores tasas delictivas, alcanzado en 2011 el primer lugar con una media de 667 delitos por cada diez mil habitantes.

Los datos del Instituto Nacional de Información y Desarrollo (Inide) indican que en Bilwi el 63.9% de los hogares padecen pobreza extrema y la tasa de analfabetismo es relativamente alta: 24%, así como la de los chavalos que no asisten a clases.

“La gente en Bilwi siente que se ha perdido el derecho a la libre movilización y se ha reducido el espacio público al hogar, la iglesia y a la casa, fuera de esas tres burbujas la gente se siente insegura”, dice el investigador Alfonso Malespín, uno de los autores del estudio que fue presentado la semana pasada en el Caribe y que se conocerá en Managua este martes.

Malespín y el experto en temas de seguridad, Roberto Orozco, los autores de la investigación titulada “Violencia juvenil y drogas en Bilwi”( enero, 2012) entrevistaron a autoridades locales, miembros de la Policía Nacional, e hicieron grupos focales con la población para conocer su percepción del problema

El problema de la pandilla

El problema aquí es la pandilla, armada incluso con pistolas hechizas, porque el crimen organizado se comporta diferente al Caribe Sur donde operan sicarios y la tasa de homicidios es de 42.7 por cada 100 mil habitantes, comparada con Guatemala.

La mayoría de delitos ocurren por asuntos comunes y no por el narcotráfico, opinan las autoridades policiales, en el caso de la RAAN, lo que no exime que puedan ocurrir también casos violentos.

“Los grupos locales conectados con el narcotráfico internacional están interconectados con otras estructuras que operan en el Caribe hondureño, principalmente en la región de Cabo Gracias a Dios”, explica el documento del Ieepp.

Hay lazos de sangre y etnia que facilitan el acercamiento entre los grupos locales y los narcos hondureños, además del abandono al que son sometidas estas comunidades recónditas, lo que fue retratado en un reportaje de varias entregas el año pasado en Confidencial.

Cuatro barrios peligrosos

Las pandillas en Bilwi se encuentran distribuidas en cuatro barrios, los sitios más conflictivos en materia delictiva: El Muelle, El Cocal, Spanish Town y Barrio Alemán.

En el caso del barrio El Muelle, la Policía dice que ahí se concentra el 19% de todos los expendios de drogas identificados por la institución, un sitio donde sus pobladores son marcados por la pobreza extrema.

“Nos sentimos sitiados porque si denunciamos, los vagos nos desbaratan las ventanas, las puertas y el techo. Las playas y discos son los lugares más  inseguros (…) la calle es también insegura. En el mercado abunda también la delincuencia”, dijeron estudiantes de la Universidad local BICU a los investigadores.

El estudio también dice, citando a miembros de la pastoral juvenil de la Iglesia Católica, que el lugar más inseguro de todos es la escuela, donde se fuma, se toma, “se hace de todo”. Malespín cuenta que hay un colegio que incluso estaba a punto de clausurar las clases, porque muchos estudiantes se han retirado para evitar agresiones.

No tienen ya un sitio tranquilo

Ni las iglesias, territorio sagrado en la profundad creencia miskita, se salvan de la violencia. “La situación ha empeorado, porque los grupos juveniles entran en las iglesias, no le importa que haya una liturgia en marcha, o una celebración cualquiera, ya han ocurrido episodios en que han invadido el templo, algo inaudito para la religiosidad del costeño”, advirtió Malespín.

Los delitos se concentran en agresiones sexuales en el caso de que las víctimas son mujeres y lesiones cuando son hombres.

Las estadísticas policiales indican que durante 2011 se reportaron 57 violaciones, seis más que el año anterior, aunque el investigador advierte que la gente maneja que entre el 40 y 60% de este tipo de delitos no son denunciados.

“No es que las violaciones sexuales no hayan existido antes, pero se han exacerbado en los últimos tiempos, desde 2007 en adelante, porque hay una combinación de violencia juvenil, de droga en la zona, y un escalamiento de los niveles de la cultura machista que ya prevalecían en la zona. Cuando uno analiza el mapa de la violencia se percata que los victimarios son sobre todo chavalos en edad de estudiar la secundaria, estamos hablando de gente de 13 años a los 18 años aproximadamente, más de la mitad de los casos, ahí está muy acentuada”, explica Malespín.

Las víctimas también son jóvenes, de acuerdo con el investigador que ve en esta situación un reto para que las autoridades inviertan tiempo y recursos en este sector de la población.

Niños incluso están siendo usados por criminales.  “Debe anotarse que durante las entrevistas y grupos focales, las personas y líderes de entidades civiles y comunitarias reiteraron sobre la participación de niños de 8, 9, 10, 11 y 12 años en la comisión de actos vandálicos y delictivos. No se cuenta con evidencia estadística, pero los vecinos de los barrios considerados más peligrosos de Bilwi argumentan que estos niños son enviados por personas mayores edad, con el propósito de evitar una eventual captura”, advirtió el texto.

El Movimiento de Mujeres Nydia White indica que en el caso de las violaciones—un tema de mucha preocupación en Nicaragua— el incesto tiene mucha prevalencia, porque sólo entre el cinco y diez por ciento de agresores son desconocidos para la víctima.

Policía con pocos recursos

La delincuencia en todas sus variantes es enfrentada por un promedio de seis policías por cada mil habitantes, añade Malespín.

“La gente siente que la Policía Nacional fue desbordada”, añade el investigador sobre la percepción de los pobladores sobre el trabajo de los agentes del orden.

La queja de la ciudadanía se basa también en que la Policía puso la lucha contra el narcotráfico como su prioridad, por un asunto de recursos, pero la violencia social que afecta cada vez más a los barrios, ésa pasó a segundo plano.

Comentarios

3
Elizabeth

Porq solo saben decir q el Gob. les de trabajo? Porq en vez de estar solo criticando no hacen algo por dichas personas? Delen trabajo ustedes, las mentadas ONGs etc. Yo creo q es hora de hacer algo positivo en bien de los demas y la patria. Solo se dedican a criticar, destruir atc, pero nunca hacen algo a favor del pueblo q no sea solo utilizar;os para darle una mala imagen al pais.

2
Eduardo Munguia

Y tiene un poco de cuarteles del Ejercito y la Policia llenos de gente haciendo nadasolo consuimiendo el presupuesto que todos pagamos para mantener a todos estos vagos!!

1
Ciudadana preocupada

Estuve por Bilwi hace unos días, y efectivamente muchísimos jóvenes y adultos tomando licor en el parque, playa, cementerio ó en las calles. Es preocupante, el gobierno debería impulsar empleos y educación, sino esto luego, no se va a poder controlar, y quienes sufren más son las mujeres y las niñas.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor